Repelentes

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Clases de repelentes de insectos

Existen distintos tipos de repelentes de insectos. Los hay naturales, combinados con protección solar, químicos, etc. Entre los naturales encontramos el aceite de citronella, el aceite de soja al 2%, el aceite de eucaliptos y la combinación de aceite esencial de tomillo, albahaca, poleo y limón.

La citronella se presenta en el mercado en varias formas, en crema, en lociones, en aceite, en gel o en velas. El componente activo proviene de una planta denominada Cymbopogon nardos. El aroma que despide es bastante agradable y no es tóxico. Resulta ser muy efectivo pero su acción no es duradera (su duración aproximada de protección es de unas dos horas). La concentración del producto varía de acuerdo a la presentación del mismo y oscila entre 0.05% y 15%. El aceite de soja al 2% es un producto nuevo en el mercado que todavía se está estudiando. Se recomienda no utilizarlo hasta no conocer sus posibles contraindicaciones. Lo que se sabe hasta el momento es que resultaría ser efectivo y más duradero que la citronella.

El repelente de insectos a base de aceite de eucaliptos posee agradable aroma y su acción es bastante más duradera que la citronella (unas seis horas de protección). Se presenta en crema, en spray y en barra en el mercado. La mezcla se aceites esenciales de albahaca, tomillo, poleo y limón posee un aroma agradable y brinda una protección por dos horas aproximadamente.

repelentes-insectos-pulverizadoresEntre los repelentes de insectos químicos se encuentran el DEET (cuyo nombre científico es N-dietil-3-betilbenzamida), la Permetrina y el Ácido 1-Piperindincarboxílico, el 2-(2-hidroxietil)-1-metilpropiléster, etc. El DEET es el repelente químico más utilizado y es el que está considerado como el más eficiente a nivel mundial. Protege contra muchos tipos de insectos como pulgas, mosquitos, garrapatas, tábanos y jejenes, entre otros. La concentración varía entre el 10% y el 40%.

Es de venta libre en farmacias y se vende también en los supermercados. Una vez aplicado sobre la piel, es absorbido hasta llegar a la sangre. Se elimina a través de la orina sólo una parte del producto. El abuso de este tipo de repelente puede llegar a producir intoxicaciones. Éstas son frecuentes en los menores de ocho años. Los síntomas que pueden alertar sobre una posible intoxicación son: mareos, diarrea, náuseas, vómitos y presión arterial disminuida. Se han producido algunos pocos casos de reacciones alérgicas, cefaleas, convulsiones, trastornos de equilibrio, desorientación, coma y muerte.

repelentes-insectos-tiposLa ingestión del repelente de insectos por vía oral puede causar males muy importantes como ser convulsiones y muerte. No es combinable con el filtro o el protector solar por lo que deberá esperar media hora para aplicar el mismo. Algunos individuos hallan el aroma del producto algo desagradable, por lo que se recomienda cambiar la marca del mismo. Existen diferentes aromas que utilizan la misma fórmula y concentración del producto. El Ácido 1-Piperindincarboxílico, el 2-(2-hidroxietil)-1-metilpropiléster es un nuevo producto, muy eficiente descubierto por los laboratorios Bayer ®. Su efectividad se cree superior a la del DEET y a las de aceites y plantas luego de innumerable cantidad de estudios. Posee menos nivel de toxicidad que el DEET y es absorbido en menor grado por la piel. Su concentración varía entre el 10% y el 20% y su duración aproximada es de cuatro horas. Finalmente se encuentra la Permetrina, otro repelente de insectos, que es una sustancia que afecta el sistema nervioso de los insectos. Se aplica sobre ropas y tejidos, nunca sobre la piel ya que su toxicidad resulta fatal. Se debe dejar orear dos horas antes de utilizar el tejido rociado y nunca utilizarlo más de una vez cada dos semanas.

Evitar los repelentes de insectos usando diferentes métodos

Las picaduras de insectos no sólo causan escozor y picazón, sino que pueden llegar a causar alergias y hasta pueden llegar a transmitir algunas enfermedades. Algunas de ellas son la malaria, el dengue o fiebre quebrantahuesos, el paludismo, entre las más conocidas, por eso es recomendable utilizar repelentes de insectos. Algunas son menos frecuentes como por ejemplo la enfermedad de Lyme que es transmitida a través de las garrapatas. Por esto, la mejor prevención es la utilización de repelentes. Los repelentes de insectos son distintos métodos que se utilizan para ahuyentar a los insectos. Los hay de distintos tipos, pero también existen formas de evitarlos.

El primer consejo para repeler insectos es la utilización de indumentaria adecuada. Cuando una persona va a exponerse durante un tiempo prolongado al aire libre, lo mejor es tomar ciertas precauciones que evitarán las picaduras indeseadas.

Es recomendable siempre seleccionar ropa de color claro antes que de color oscuro ya que los insectos se inclinan por los colores llamativos. Otro sabio consejo es cubrir la cabeza con un sombrero de ala ancha. Proteger también las muñecas (podría ser con un par de guantes livianos) y los tobillos (con calcetines o medias) ya que son dos zonas muy predilectas por los insectos para realizar la extracción de su alimento. Pasar el extremo del pantalón por debajo de las medias evitará que los insectos pasen por debajo del mismo para realizar una picadura. El uso de redes protectoras en los lugares donde se come y en los dormitorios (en Argentina se los denomina “mosquiteros”) es de suma eficacia ya que permite la ventilación del ambiente pero no el ingreso de los insectos (si bien se denomina mosquitero previene la entrada al interior del ambiente de cualquier insecto, no sólo de éste).