Repelentes de insectos

Repelentes de insectos tipo fogo

Repelentes de insectos para mosquitos

Repelentes de insectos para hormigas

Repelentes de insectos para avispas

Repelentes de insectos con ultrasonido

Repelente ahuyentador electronico

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Clasificación de los repelentes

Los repelentes son sustancias de origen químicas usadas para prevenir, controlar o destruir plagas que afectan tanto en hogares, en plantaciones agrícolas y forestales.  El surgimiento de estos productos data de la Segunda Guerra Mundial.  Se inicia con la intención comercializarlos para lograr una activación y aumento de la producción agrícola.

Dentro de la denominación “Repelente” se incluyen, pájaros, mamíferos, hierbas, insectos microbios y peces que son competidores de los humanos en lo que respecta a consumir alimentos y que, para lograr este fin, destruyen la siembra y son propagadores de enfermedades. La venta de Repelentes ha sido por muchos años, y más al comienzo, inadecuada y escasa en cuanto a la información que llega al consumidor sobre el riesgo que pueden ocasionar para la salud, la agricultura o el medio ambiente en general.

Surgen como una magnífica solución para combatir distintas enfermedades, entre ellas, por ejemplo, el dengue, la leishmaniasis, más conocida como papalomoyo y otras que no han podido ser erradicadas hasta la actualidad, a pesar de los esfuerzos realizados por autoridades en el área de la salud. Los inconvenientes básico han sido agrupados en cuatro grupos, ellos son: la resistencia que oponen los insectos hacia estas sustancias (que es provocado muchas veces por el abuso que se hace en su utilización), la intoxicación humana y animal, la degradación ambiental (suelo, agua) y, por último, los desechos de envases y productos remanentes cuyos destinos terminan siendo: el reciclado, la acumulación en pozos, la incineración a cielo abierto y el depósito en basurales. Los Repelentes no son necesariamente mortíferos, pero pueden ser tóxicos.

Una clasificación de tipos de Repelentes:

  • Insecticidas
  • Herbicidas
  • Acaricidas
  • Rodenticidas
  • Fungicidas
  • Molusquicidas
  • Lampreicidas
repelentes-tipos

    Repelentes tóxicosrepelentes-varios

    La aplicación de Repelentes ha llevado al desarrollo de ciertos métodos, entre ellos: Espolvoreo, Pulverización, Fumigación, Aplicación en Cebos, Tratamientos vía riego y aplicación en el suelo.

    Para su aplicación también tenemos maquinarias específicas como: máquinas pulverizadoras y espolvoreadotas. Retomando los aspectos referentes a salud, nos encontramos con gran número de Repelentes que es propenso a causar intoxicaciones, enfermedades serias como cáncer y hasta la muerte, dependiendo siempre del tipo de Repelente, el grado de exposición sea en cantidad como en tiempo. 

    Actualmente “Gramaxone” es considerado quizás como el repelente que mayores inconvenientes provoca en la salud y la persona puede intoxicarse con sólo tener contacto con la piel o respirarlo. No existe “una sola toxicidad”, sino que se diferencian dos tipos: aguda y crónica.  La primera corresponde a un efecto inmediato, por ejemplo estar aplicando un repelente por primera vez y descomponerse; la segunda hace referencia a la exposición repetida a los repelentes por algún tiempo que resulte suficiente como para provocar síntomas graves o malestares acordes.

    Antes de comprar un plaguicida, es absolutamente recomendable y necesario que toda persona se asesore en cuanto al tipo de cultivo y/o plaga al que está destinado.  Que verifique los riesgos de su aplicación, la manera reutilización y la demás información que figure en la etiqueta incluyendo “precauciones” o “advertencias”. En caso de no resultar clara dicha información o tener problemas con su interpretación en algún dato que resulte vago o insuficiente deberá consultar con los técnicos en la materia y así se verá librada de riesgos en el incorrecto manejo del repelente. Datos estadísticos indican que hoy en día se utilizan 400 millones de toneladas de repelentes y demás productos químicos al año mundialmente, lo que duplicaría su uso desde el año 1985.  Circulan y/o han circulado aproximadamente 100.000 de estas sustancias.

    Nota: Tener siempre en cuenta, que una mirada objetiva nos indica, que si bien ciertos insectos y  animales son “plagas” para el humano, el humano también es una plaga para ellos ya que se trata de un ciclo de retroalimentación y competitividad mutua en la que cada uno en su existencia ocasiona indefectiblemente restricciones a los demás, así sea en la obtención de alimentos, en ocupar un espacio físico, en respirar… en fin; en vivir.