Plaguicidas

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Riesgos del mal uso de los plaguicidas industriales

¿Qué son los Plaguicidas industriales? Para comenzar, diremos que entre los contaminantes ambientales, los plaguicidas son aquellos que fueron nombrados alguna vez como venenos útiles que el hombre utilizó en la lucha contra las plagas.

No obstante, a pesar de la existencia de estos productos que nombramos hoy en día como plaguicidas industriales, existen un sin número de científicos estudiando esta materia para mejorar el desarrollo de las nuevas tecnologías en busca de crear venenos que no dañen el medio ambiente.

Entendemos por plaguicidas industriales a las mezclas de sustancias para la prevenir, combatir, atenuar, repeler alguna plaga que aqueja o interfiere con el bienestar de la especie humana en el desarrollo de sus actividades. Los estudios establecen que el uso a grandes niveles de concentración puede traer aparejados, a plazo medio, numerosas enfermedades. En los tiempos que corren, se observa que en el ochenta por ciento de las ventas globales de alimentos o productos que se consumen en el primer mundo, son tratados con agroquímicos y un veinte por ciento en los subdesarrollados, pero el setenta y cinco por ciento de enfermedades relacionadas con la contaminación de los plaguicidas industriales.

plaguicidas-industriales-fumigadorEn 1985 la PAN anunció la prohibición de muchos de estos plaguicidas que están siendo usados en los países subdesarrollados, causando más de 14000 muertes por año a raíz de las enfermedades derivadas de la ingesta de alimentos que están, en su gran mayoría, contaminados con grandes dosis de los plaguicidas, que no solo acaban con la plaga sino que también con la vida del hombre y todo aquel elemento orgánico que estos venenos toquen (ya que mucho tiempo después del rociado de estos productos siguen teniendo efectos para los vegetales, animales, insectos, etc.).

Para tener una noción general, los plaguicidas indsutriales se dividen en dos grandes grupos: el primer grupo está compuesto por los que actúan sobre determinados organismos como ser insecticidas, fungicidas, raticidas, etc. y el segundo grupo, se determina por la estructura química de la sustancia que lo compone (plaguicida). Hay varias formas de contaminarse con estos productos: por vía oral o ingesta, por contacto del producto con la piel, inhalación del producto o la ingesta de alimentos contaminados. Las vías de intoxicación por vegetales contaminados (las sustancias comúnmente encontradas son los restos de organoclorados). A dichos alimentos hay que cocinarlos bien, se le debe sacar la cáscara. Un ejemplo de este tipo de contaminación se produce con el tomate, ají, frutas, cereales, huevos, etc. En el grupo 1 u organoclorados se mezclan varios productos y, en esta sustancia, el predominante es el cloro.

plaguicidas-industriales-fotosLos plaguicidas industriales hoy

Lo peligroso es que los plaguicidas industriales, al entrar al organismo humano, se desplazan por él alojándose en aquellos órganos ricos en grasa. Los síntomas de intoxicación no aparecen de inmediato y se alojan en el hígado llegando a enfermarlo produciendo dolor de cabeza, fatiga, debilidad, sudor, diarrea, pérdida de apetito, etc.

La intoxicación con estas sustancias en forma aguda implica secuelas en el hígado y riñones. El grupo 2 u organofosforados tienen una particularidad y es que son productos de bajo poder residual, pero con una gran toxicidad; dando como síntomas de intoxicación parálisis, temblores, falta de coordinación muscular, visión borrosa, convulsiones, calambres abdominales y musculares. Con el tiempo, los insectos que estas sustancias suponen eliminar o controlar, producen nuevas generaciones inmunes a estos plaguicidas industriales (un estudio hecho en los años noventa dictaminó que unas 300 variedades de insectos-plagas, ya habían desarrollado resistencia a estos productos). La tendencia en la actualidad es poder controlar las plagas a través de técnicas mucho menos nocivas para el medio ambiente, y por ende, más saludables para el ser humano.

En Argentina para deforestar distintas zonas de Formosa, Salta y Chaco, se rociaron las distintas franjas de tierra con el famoso AGENTE NARANJA. Este plaguicida industrial, que no tuvo publicidad, ya que lo que se logró fue destruir gran parte de flora y fauna de la zona y, por ende, el empobrecimiento del suelo.

Persistencia de varios tipos de plaguicidas industriales: Organoclorados (Insecticidas 2-5 años), Ureas (Herbicidas 4-10 meses), Ácidos benzoicos (Herbicidas 3-12 meses), Amidas (Herbicidas 2-10 meses), Carbamatos (Herbicidas, Funguicidas, Insecticidas, 2-8 semanas), Ácidos alifáticos (Herbicidas 3-10 semanas), Organofosforados (Insecticidas 7-8 semanas). Persistencia de insecticidas organoclorados en el suelo: DDT 3-10 años(50 % de perdida de toxicidad)4-30 años(100 % de perdida de toxicidad), Aldrín 1-4 años(50 % de perdida de toxicidad) 1-6 años(100 % de perdida de toxicidad), Chlordane 2-4 años(50 % de perdida de toxicidad) 3-5 años(100 % de perdida de toxicidad), Dieldrin 1-7 años(50 % de perdida de toxicidad) 5-25 años(100 % de perdida de toxicidad), Heptachlor 7-12 años(50 % de perdida de toxicidad) 3-5 años(100 % de perdida de toxicidad), Lindane 2 años (50 % de perdida de toxicidad),3-10 años(100 % de perdida de toxicidad), Toxaphene 10 años (50 % de perdida de toxicidad),No determinado(100 % de perdida de toxicidad).