Plagas

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Veneno de plagas y pesticidas

Existen numerosas calidades y variantes de pesticidas y venenos para plagas tanto sintéticos, como caseros, biológicos, caseros y ecológicos. Uno de los pesticidas más famosos es sin duda el DDT que comenzó a implementarse a medios del siglo XX durante la Segunda Guerra Mundial.

En la actualidad nadie puede pensar en venenos de plagas sin que el DDT se instale en su mente con toda la carga de terror que eso implica. Las consecuencias tanto en el medio ambiente como en mascotas, como en los seres humanos del uso de este pesticida letal se pueden aún ver impactadas en la naturaleza toda a pesar de la concientización popular instalada en los últimos treinta años o más.

Es que este pesticida no sólo mata a aquellos organismos, microorganismos y agentes patógenos indeseables, sino también rociar este veneno para plagas destruye otras especies cuya desaparición no es el objetivo como pájaros u otros organismos cuya eliminación no es la buscada, a pesar de que la especie que sí es el objetivo desarrolle resistencia a los componentes químicos. Es que ya a estas alturas es más que sabido que si bien un determinado veneno de plagas está destinado a la exterminación de una plaga estipulada como asolando un cultivo en particular, puede el mismo destruir inintencionalmente a las especies depredadoras e interrumpir así la serie ecológica.

veneno-plagas-venenoA saber, si un pesticida cualquiera contaminara sin proponérselo una colonia de lombrices, éstas a su vez, al ser ingeridas en cantidades suficientes por los pájaros, terminaría matando a las aves de que se trate, y de esa manera, instalando un impacto ambiental que devendría en desastre.

Esta es la razón principal por la que el DDT por ejemplo, está prohibido en los Estados Unidos desde 1972 a instancias de la acción de diversas instituciones de protección del medio ambiente. A pesar de esto, en los últimos años distintos laboratorios químicos de pesticidas intentaron volver a introducir el DDT en el mercado del control de plagas, a razón de exterminar a los mosquitos portadores de aquellas enfermedades provenientes de distintas regiones de África donde el virus de la malaria es actualmente está asolando esas poblaciones. Sin duda que este intento a fuerza de ser requerido por una situación real y contundente puso de nuevo en discusión cuestiones que no se planteaban desde hacía casi medio siglo. Es que el DDT es entre muchos tal vez el veneno de plagas más tristemente conocido.

Repercuciones de los venenos para plagas en los humanos e insectos

veneno-plagas-tiposEn los últimos años se ha extendido el conocimiento acerca de las secuelas que el accionar tóxico de este veneno para plagas y de los pesticidas sintéticos en general tienen sobre el medio ambiente. El DDT está en el primer lugar de la lista, siendo en mucho el más perverso de los hidrocarburos clorados, y a la vez, también el más odiado y discutido a nivel popular.

Respecto a los efectos directos de este veneno en los seres humanos, aún siguen las investigaciones y las discusiones acerca de cuál es el tipo de cáncer que causa, pero en relación a las consecuencias de su impacto en el ecosistema, tanto investigaciones epidemiológicas como en animales, permitieron confirmar que sin duda hay relación entre la exposición al DDT y las alteraciones en los ciclos reproductivos, aunque por supuesto, este veneno no es el único factor a considerar.

Los mismos estudios han vertido resultados acerca de que son diversos y numerosos los compuestos sintéticos, y aún naturales, que pueden alterar aleatoria o directamente las funciones endocrinas en el ser humano. Esta situación se agrava si se tiene en cuenta –cosa muy común en aquellos laboratorios químicos solamente preocupados por los índices del mercado-, que no es el DDT un veneno de plagas eficaz. Es que existe una alta resistencia de los insectos al DDT y esta es una cuestión que con frecuencia se soslaya en aquellos estudios, que aún casi medio siglo después de cuestionarse su uso, se sigue evitando discutir. Tampoco se menciona que la mayoría de los insectos que constituyen una plaga han desarrollado una resistencia similar ante todo tipo de acción que conlleve el control de plagas dentro del actuar del manejo integral de plagas, que actualmente tiene envergadura institucional e internacional.

Ni siquiera la rotación de las especies cultivadas, ni los cambios de las superficies de cultivo, ni aún nuevas características de uso del DDT, como que se degrada de manera mucho más acelerada que otros venenos de plagas en las regiones tropicales, de ambiente caluroso y húmedo que es donde más se lo requiere como agente contra la malaria, ni así han podido revertir su imagen como el más terrible y perverso contaminador ambiental que se conozca. Un factor que no ha cambiado en el DDT en los noventa y siete años transcurridos desde la primera vez que se lo utilizó, y es su coste.

Es que continúa siendo uno de los pesticidas más baratos del mercado. Por otra parte, su relativo bajo grado de peligrosidad tóxica aguda en mamíferos y el bajo coste han hecho del DDT una alternativa altamente accesible para el control de plagas e insectos dentro del manejo integrado de plagas que el concierto de naciones a través de la FAO ha llevado a cabo en los últimos veinte años en particular.