Plagas

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Tipos de plagas forestales

Alrededor del mundo existe una bioderversidad maravillosa que no siempre es preservada a conciencia. En algunos de esos lugares, los bosques recorren gran parte del territorio, cruzan lagos, ríos, montañas, y hasta terminan descansando a orillas del mar. Las plagas forestales también coadyudan a la empresa depredadora del ser humano que, desde los primeros tiempos de su historia viene talando árboles y arbustos.

Las plagas no siempre son insectos. Directamente proporcional a la diversidad y cantidad de especies arbóreas que hay en el mundo es casi también la cantidad de plagas que pululan por los bosques. Países como Finlandia, Canadá, Argentina, Chile, Estados Unidos, etc. que tienen una importantísima riqueza forestal han visto diezmada sus reservas no sólo por las plagas forestales, sino y principalmente, por la acción irresponsable de los seres humanos.

plagas-forestales-tiposCon respecto a las variedades de plagas forestales tenemos que hasta 2002 la FAO en su programa de Manejo Integrado de Plagas registraba que un 80% de los registros de intercepciones de plagas correspondía a insectos del orden Coleóptero, seguido en importancia el orden Hymenóptera. Se cuenta entre las plagas interceptadas de mayor relevancia, el género Platypus (Col.: Platypodidae), cuyas larvas y adultos perforan numerosas especies de importancia forestal y también algunos frutales, estos insectos comúnmente son interceptados en cajas y cajones de madera, procedentes de regiones tropicales y subtropicales, aunque existen también casos de interceptarlos en envíos desde regiones templadas. Son de importancia también las intercepciones de coleópteros de la familia Bostrichidae, donde se destacan las intercepciones de Sinoxylon anale, Sinoxylon conigerum y Heterobostrichus aequalis que se asocian por lo general a embalajes de madera que provienen China,Malasia y otras naciones de Asia.

Políticas para combatir las plagas forestales

plagas-forestales-cuidadoLa especie de los Cerambycidae es usualmente interceptada en este tipo de embalajes también, que frecuentes ocasiones registran los estados larvales de estos insectos, lo cual dificulta su identificación. Así también, se es relevante casos encontrados de especies de estos insectos en estado inmaduros y adultos (Monochamus alternatus y Monochamus sartor) provenientes del Hemisferio Norte, que indudablemente se constituyen en eficaces vehículos para diseminar el nemátodo de la madera del pino conocido como Bursaphelenchus xylophilus. Al respecto, en particular, de un parásito en el pino dice un documento de la FAO (1964) sobre silvicultura respecto del pino de Weymouth que por ejemplo, eliminar de una zona el 90 por ciento de las plantas de Ribes, que son los parásitos del pino en cuestión, puede tomar un tiempo muy importante y considerarse un operativo muy costoso.

Aún así, los efectos de esa acción quedarían en nada si las plantas de Ribes que subsistan alcanzar para dar hospedaje a  la roya vesicular –el parásito- de manera que sea suficiente para la desaparición del pinar. De todas maneras, semejante propuesta de lucha contra las plagas forestales que tuviera muy alto costo, tal vez no dé suficiente rendimiento y tal vez ni siquiera se beneficie nadie, dado que si los insectos que sobreviven resistieran al punto de reproducirse de manera numerosa y rápida, podrían terminar destruyendo a los árboles que estaban siendo amenazados. Lo verdaderamente importante es que recordemos que lo que perseguimos con el control de plagas forestales es la total eliminación de la situación patógena o de la plaga y no la destrucción de una gran parte de esa población dañina, de los agentes patógenos o bien, de aquellas especies que son hospedantes de parásitos.

Respecto a hospedantes, pero que no son especies sino objetos en tránsito como los embalajes (cajas, cajones) diferentes políticas gubernamentales focalizan en ello pues el tráfico de enfermedades es incesante a través de ese medio, por lo que se instrumentan controles exhaustivos fitosanitarios en puertos y depósitos de aduana. Por otra parte, y en vistas de entablar una real vigilancia de las plagas forestales, se concentra la observación en particular en especies forestales exóticas que pudieran traer consigo organismos que importen un agente patógeno, esto en lo atinente a aquellas variedades que transitan de país en país dentro de las políticas de importación y exportación forestal.

Existe una conciencia creciente acerca de la importancia que adquieren día a día las enfermedades causadas por las plagas forestales. Pero aún así en la actualidad no existe una real idea de que, no pasa solamente una política de control de plagas por la acción de fumigar y eliminar parte de los insectos indiscriminadamente, incluyendo depredadores, sino por diagramar a conciencia una política de eliminación total de plagas forestales, con recursos económicos de los estados y de los organismos internacionales que permitan continuar con las investigaciones no sólo sobre las patologías causadas por estas plagas sino también por los alcances ulteriores, y de esa manera, poder inventariar daños y consecuencias, y en algunos casos hasta los estragos causados no sólo en los bosques, sino en otros organismos vivos.