Plagas

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Control de plagas urbanas

A la hora de necesitar un profesional para el control de plagas y su exterminio definitivo sin duda, lo primero que debes determinar, pues es lo primero que te van a preguntar, es no el tipo de plaga de que se trata sino por cierto, el ámbito.

Sin duda, no será lo mismo una plaga del tipo de la que asola los cultivos, o el ganado, que aquella plaga característica de las grandes ciudades, con un gran conglomerado de gente, o con un cordón industrial, o bien ciudades donde la actividad determinante es la diversión, como por ejemplo Las Vegas, o ciudades donde se combina diversión, vacaciones, comercio, trabajo, y cultura, a estilo de las grandes ciudades del mundo como serían Nueva York, México DF, Buenos Aires, Río de Janeiro, Tokio o París.
O bien ciudades donde el ritmo de vida es de trabajo, pero no de insoportable estrés, como pueden ser ciudades secundarias en cualquier país del mundo.

control-plagas-insectosEsto viene como introducción a que estamos pensando en plagas urbanas, condicionadas por un ecosistema bastante particular, con idiosincrasias determinadas por el ritmo de vida, el flujo de entradas y salidas de población llamada ‘en tránsito’ como ocurre en las grandes urbes del mundo mencionadas anteriormente y requerimientos, hábitos de tipo cultural muchas veces definido y modificado por continuas migraciones e inmigraciones, sean desde dentro del país mismo o bien, desde otros lugares del mundo. Por ello será tan diferente el control de plagas de una urbe a la otra. Es que sin duda, a mayor población, sea estable o de tránsito, mayor consumo, producción de residuos, mayor utilización de transportes, mayor flujo de automóviles, todo se modifica y aumenta en las grandes urbes. Por eso el control de plagas urbanas debe ser el adecuado y llevado a cabo por empresas profesionales, cuando ha de efectuarse en las  grandes ciudades del mundo.

Control de plagas de murciélagos y roedores en Buenos Aires

control-plagas-hombresSi hablamos en particular del caso Buenos Aires, existen afirmaciones acerca de que las plagas urbanas son una peligrosa amenaza dado que el control de plagas llevado a cabo por las instituciones de gobierno no sería eficaz, y además, no se combaten las mismas desde una estrategia ecológica que tenga en consideración el impacto ambiental y humano.

Es así que se realizan las fumigaciones sin verificar cuáles son las especies que se regulan entre sí. Por ejemplo, existen diversas opiniones acerca de si el murciélago es o no perjudicial. De hecho, al respecto de esta especie algunos investigadores, como el prestigioso científico argentino fallecido ya Fernando Kravetz, que fuera director del laboratorio de Ecología de Poblaciones de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA que indicaba al respecto que "los murciélagos pueden contagiar rabia y toxoplasmosis a niños, ancianos y personas con bajas defensas aún sin morder, a través de los pelos y el polvillo de las heces que dejan en los techos y en las persionas”.

Asimismo en principios de noviembre de este año 2007 un grupo de murciélagos vampiros atacó a un centenar de vacas en La Plata, provincia de Buenos Aires y muriendo el ganado por los efectos de una variedad de rabia. Por contrapartida, están quienes afirman que tanto los murciélagos como las palomas no pueden ser tratados como una plaga –en la ciudad de Buenos Aires ambas especies torturan a los habitantes los unos de noche, las otras de día con sus vuelos rasantes, sus murmullos sostenidos y sibilantes, y sus heces vertidas desde las alturas-. E insisten estos comentarios en que son muchas las entidades que defienden a estas dos especies que, en distintos momentos del día, sobrevuelan la ciudad. Pero el hecho real, es que también el murciélago es beneficioso al ecosistema urbano dado que es depredador las cucarachas, otra de las especies que es plaga, y muy severa en la Reina del Sur.

Otra especie detestada y hartamente pululante en esta ciudad es la de las ratas. Es aquí donde el control de plagas tiene, junto a planificar el ataque a la plaga de las cucarachas, uno de sus mayores objetivos de trabajo. En algunos países se intentó eliminar a las ratas liberando hurones, y éstos se las engullían pero las ratas dieron vuelta la situación: no sólo se acostumbraron al peligro sino que también terminaron copulando con algunos hurones. Las ratas son los roedores más detestados, para peor, poseen un sistema inmunológico que se autosupera, que crea autodefensas, y se vuelve vez a vez más poderoso frente a los diferentes pesticidas a los que se las expone.

Por si esto fuera poco, la información que van sumando en estas experiencias es transmitida a las crías por su madre de manera de asegurar la supervivencia de la especie lo cual hace que el control de plagas se torne más dificultosdo. Olga Suárez, doctora que quedó en el cargo de su maestro, Kravetz, refiere que el mismo había luchado arduamente contra plagas como las de los roedores, y finalmente fue quien logró el convenio para que el gobierno aportara los fondos de la investigación que ya lleva tres años. Así, en Buenos Aires, distintos huéspedes, algunos poco deseados, se alojan en distintos y variados escenarios como ser sótanos, subterráneos, y lugares de intenso tránsito como lo son entidades bancarias, hospitales, cafés, restaurantes y casas sin saber el peligro que representan.