Picaduras de insectos

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Picaduras de abeja, las más comunes

Todos los que habitamos este planeta hemos sido picados por algún insecto, dichas picaduras pudieron haber sido insignificantes o representaron grandes problemas como lesiones; la gravedad de la picadura dependerá siempre del tipo de insecto que haya clavado su aguijón.

El 95% de las picaduras de insectos son causados por las temidas abejas de “chaqueta amarilla”; aunque es cierto que su aguijón solo nos hace pasar un mal rato, si somos alérgicos a su veneno, un mal sabor de boca puede transformarse en una urgencia. Las picaduras de abeja son comunes en primavera y verano, cuando hay más polen estos pequeños insectos se encuentran más activos, y como están al aire libre, al igual que los niños, son estos últimos los más afectados; por lo general, las áreas más fáciles de picar son los pies y las manos.

La reacción normal de una picadura de abeja es un dolor intenso en el momento en que se introduce el aguijón, se forma una pápula (la piel se hincha y se pone rojiza con un punto central donde el aguijó se ha clavado); también puede formarse un edema que avanza de forma progresiva en 24 horas. Pero no todos reaccionan de esta manera a la picadura de abeja, en algunos casos de puede producir una reacción alérgica que no depende ni del área del cuerpo que fue picada ni de la cantidad de veneno que se ha inyectado; dichas reacciones intensas se conocen con el nombre de Shock anafiláctico, es grave y se manifiesta cuando empezamos a sentir dificultad para respirar o tragar, a su vez se añaden signos de palidez y taquicardia. Aunque es una reacción poco frecuente, es vital que actuemos con rapidez y acudir de inmediato a una clínica u hospital debido a que puede causar la muerte; si un nió ya ha experimentado una reacción alérgica a la picadura de abeja, es necesario que los padres tengan al alcance de la mano medicamentos especiales por si la situación se vuelve a repetir.

picadura-abeja-aguijon picadura-abeja-abeja

Otra de las cosas que puede ocurrir es que suframos una picada masiva, es decir que nos piquen 10 o más abejas; aquí la reacción es similar ya que la cantidad de veneno inyectada es muy grande y se experimentarán síntomas como vómitos, diarrea, fiebre y náuseas. Cuando la abeja pica, el veneno provoca el ardor intenso, muy similar al de una quemadura, la abeja introduce su aguijón en la piel con un saquito que queda pegado atrás, dicho saco es la bolsa de veneno que la abeja desprende; luego muere. Cuando esto ocurre no se debe apretar el saquito, de lo contrario estaríamos introduciendo más veneno en la picadura, lo que debemos hacer es desprenderlo junto con el aguijón a través de una aguja; durante unos 20 minutos frotaremos la zona picada con un algodón empapado en bicarbonato, es así como neutralizaremos el veneno y disminuiremos el dolor evitando una reacción grave. Por último tomaremos analgésicos para las horas siguientes.

¿Cómo saber si somos alérgicos a las picaduras de abeja?

El verdadero problema de las picaduras de abeja son las reacciones alérgicas es que en estos casos al no recibir el tratamiento adecuado la alergia puede adquirir tal gravedad que incluso puede llegar a producir la muerte en cuestión de muy poco tiempo. Es fundamental, entonces, reconocer los síntomas de una posible alergia a las picaduras de abeja; por lo general dicha reacción se produce en personas que están sensibilizadas al venenos de estos insectos.

El desarrollo de una alergia tiene tres fases principales: con la primera picadura la persona se sensibiliza con el veneno y sin saber que es alérgica presenta síntomas normales; con la segunda picadura se produce una reacción alérgica cuya gravedad es mayor, esta es la fase para saber si estamos en riesgo o no ya que salen a la luz síntomas fácilmente identificables: enrojecimiento de la piel, malestar generalizado, palpitaciones, hinchazón en zonas alejadas del lugar en donde la abeja nos ha picado y sensación de ahogo.

Si se produce una tercera picadura de abeja puede darse una reacción alérgica en shock, en estos casos debemos necesariamente acudir a un centro especializado o sala de primeros auxilios para que nos apliquen un antídoto; allí además pueden administrarnos medicamentos para tratar los síntomas y asistencia respiratoria. Los pacientes que no son alérgicos a las picaduras de abeja mejoran en una semana, los que sí lo son, deberán permanecer bajo tratamiento por algunas semanas.