Plagas de murcielagos

Como eliminar a los murcielagos

Control de murcielagos

Repelentes para murcielagos

Pinturas repelentes contra murcielagos

Ahuyentamiento electronico de murcielagos

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Murciélagos, animales nocturnos

Por alguna razón, los murciélagos son tan detestados como las ratas o las cucarachas. Tal vez sea porque son bichos de hábitos nocturnos, o porque son considerados sucios y desagradables, pero lo cierto es que la gente les tiene asco y hace todo lo posible para deshacerse de ellos.

Pero, en contra de toda creencia popular, estos animalitos son inofensivos. Los murciélagos son mamíferos (los únicos que pueden volar), pertenecientes a la familia Chiroptera, cuyos cuerpos están cubiertos de piel, lo que hace que se asemejen a roedores. Sus alas poseen huesos, muy similares a la de los humanos, recubiertos por una doble membrana, que llega a revestirles hasta la cola, utilizándola para disminuir la velocidad al volar, y en algunos casos, también como bolsa para guardar insectos. De hábitos nocturnos, este animal, que no es ciego, como mucha gente cree, posee una especie de “sexto sentido” que le permite volar gracias a un sistema de radar; envían señales (ultrasonidos) a través del aire, que rebotan contra los objetos y retornan en forma de eco, provocando una imagen sónica (de sonido).

murcielagos-razasA este mecanismo de sonar que les permite percibir el entorno en la oscuridad, se lo denomina “ecolocación”; de esta manera, pueden conocer la posición, distancia y el tipo de objetos que los rodean. Hay cerca de 1000 especies de murciélagos en todo el mundo; en la Argentina se reconocen por lo menos 57.

Hay distintos tipos según su alimentación: frugívoros (frutas), insectívoros (pequeños insectos), nectarívoros (néctar y polen), carnívoros (peces, anfibios, pequeñas aves, reptiles) y los hematófagos, que se alimentan de sangre de aves o de mamíferos grandes, principalmente de ganado, y son más conocidos con el nombre de “vampiros”, solo se encuentran en zonas calidas, tropicales o subtropicales de América Latina.

Fisiología de los murciélagos

murcielagos-insectosEl tamaño de los murciélagos puede variar desde centímetros hasta casi dos metros, al igual que su aspecto. Las hembras tienen solo una cría por embarazo, y aunque la unión suele producirse antes del otoño, pueden decidir en que momento realizar la fecundación, ya que guardan el esperma de los machos para utilizarlo cuando les parezca oportuno. Generalmente forman nidos para la cría, y suelen vivir en grupos pequeños en lugares fríos y oscuros, entre el follaje o en rocas y grietas.

En la ciudad pueden anidar en los entretechos, buhardillas y taparrollos, permaneciendo ocultos durante el día, donde se cuelgan cabeza abajo, sujetándose por las patas, gastando menos energía al dormir en esta posición. Invernan desde principios de otoño, y acumulando suficiente grasa, pueden vivir sin alimentarse durante varios meses, a temperaturas muy bajas. Estas “ratas con alas”, aunque no son dañinas y evitan el contacto con humanos, son indeseables para la gente debido a su aspecto, a los ruidos que producen y al olor de sus excrementos (llamados “murcielaguina”, muy similar en aspecto y tamaño al de las lauchas). Además pueden transmitir enfermedades y parásitos en su saliva. La rabia es una de estas, la otra es la “Histoplasmosis Pulmonar”, que, como ya lo dice su nombre, afecta principalmente los pulmones, aunque si no se detecta a tiempo puede llegar también a otros órganos.

El suelo que está contaminado con excrementos de aves o murciélagos puede tener altas concentraciones de histoplasma, que crece como un hongo en el piso y llega a nuestro cuerpo por inhalación.

La “Histoplasmosis Pulmonar” suele ser asintomática, lo que hace difícil su detección, pero abordada a tiempo puede ser tratada sin mayores complicaciones. De todas maneras, y aunque a las personas les atemoricen, estos animales, como parte de la cadena alimenticia, tienen una función en el ecosistema, y su ausencia podría afectar el ambiente, ya que al alimentarse, eliminan insectos. Los murciélagos pueden llegar a comer una cantidad de insectos que equivale a la mitad de su peso. Otra de sus funciones, en el caso de las especies que se alimentan de frutas silvestres, es la de polinizadores, dispersando semillas y contribuyendo así a la reforestación natural. Un solo animal puede transportar casi 60.000 semillas de una planta por noche. Además, como dato de importancia, su excremento, llamado “guano”, sirve como fertilizante natural y es un buen y económico abono para las plantas.