Limpieza

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Limpieza del hogar: productos prácticos y eficaces

Es cierto que los tiempos de hoy han cambiado como también los han hecho ciertos hábitos, años atrás era el hombre quien trabajaba y la mujer la que llevaba a cabo las tareas de la casa; pero con el transcurso de los años, los aspectos económicos hicieron que ambos deban trabajar y por eso las tareas domésticas tuvieron que se terciaridazas.

La limpieza del hogar es una acción muy importante que debemos realizar a fondo no sólo para que nuestra vivienda resulte agradable y cómoda, sino también para evitar inconvenientes como la aparición de plagas de arañas, hormigas, cucarachas y roedores. Como ayuda para realizar esta tarea, el mercado nos ha traído diferentes productos que son mucho más eficaces, prácticos y de acción rápida debido a que el tiempo que le dedicamos a esta labor disminuye en los hogares de todo el mundo.

La demanda de productos de limpieza específicos ha aumentado y los que se confeccionan actualmente son aquellos destinados a satisfacer necesidades concretas que involucran la limpieza de la casa; estos bienes presentan formatos innovadores y son cada vez más eficaces y fáciles de usar. Es cierto que los más modernos y “avanzados” no hacen hincapié solamente en las características de limpieza, sino que también incorporan fragancias que son mucho más admisibles que las antiguas; el mercado de limpieza del hogar está en continua evolución, los fabricantes investigan continuamente para dar con el bien que sacie las necesidades de un, cada vez mayor, número de personas que buscan limpieza rápida y cómoda.

limpieza-hogar-aspiradoraLos ejemplos más tradicionales de productos de limpieza para la casa son las fregonas y bayetas que impiden la proliferación de bacterias, los posavajillas son los que evitan la formación del vaho y los limpiadores específicos para cocinas o neveras con aromas refrescantes. 

Dentro de las claves más aconsejables para poder conseguir una limpieza del hogar mucho más satisfactoria y duradera, decimos: se debe utilizar el producto adecuado para cada tipo de mancha y superficie; la cantidad del mismo siempre debe ser la necesaria, muchas personas creen que por utilizar más de lo recomendado la limpieza será más eficiente y esto no sucede. No se deben mezclar varios productos químicos ya que una mezcla incorrecta puede ocasionar daños de salud, por ejemplo, si combinamos lejía con salfumant, los gases tóxicos podrían afectar las vías respiratorias.

limpieza-hogar-mujer limpieza-hogar-productos

Limpieza de la casa según los tipos de suciedad

La limpieza del hogar se realiza de diferentes maneras y los productos que se emplean para llevarla a cabo dependerán del tipo de material y suciedad con la que estemos tratando, por ejemplo, para limpiar el mármol debemos utilizar sustancias que no presupongan mucha oxidación debido a que estamos hablando de un material que se raya y estropea con facilidad. Para su correcto mantenimiento se aconseja pulirlo con una mopa y abrillantarlo con un químico específico una vez al mes; las maderas de interior (pino, roble, cerezo, arce, etc) se presentan siempre barnizadas y con dos acabados: poro abierto (de aspecto natural y rugoso) y poro cerrado (más uniforme y liso).

Las primeras se higienizan con un limpiador jabonoso mientras que para las de poro cerrado se debe emplear cera para muebles. La limpieza de la casa también incluye a las estructuras metálicas (aluminio, acero inoxidable, cobre, hierro, oro, plata, etc), las manchas de óxido de estos materiales pueden quitarse con limpiadores especiales de cada metal, una vez que los hemos aplicado, debemos dejar secar y pulir suavemente con un paño.

Las viviendas tienen dos tipos de manchas: las fáciles de remover y las resistentes; por lo general estas últimas se encuentran en los cuartos de baño y las cocinas, para cada una de ellas existen limpiadores apropiados. Los multiusos son los pensados para la limpieza del hogar que se realiza de manera diaria o regular, no contienen lejías ni ácidos y su pH es neutro; proporcionan brillo y dejan u aroma fresco tras su uso. Los sprays contienen una boquilla pulverizadora que distribuye el producto sobre la superficie a tratar, entran en el núcleo de la suciedad y debe esparcirse con una esponja. Los líquidos son los más tradicionales, son por lo general concentrados y deben ser diluidos en agua antes de utilizarse; por último tenemos las cremas limpiadoras, las cuales son una firme solución para las manchas más difíciles ya que poseen agentes humectantes que consiguen penetrar en ellas y separar los agregados de partículas de las mismas.