Insectos

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Desarrollo de las polillas y sus diferentes tipos

La polilla es un tipo de insecto lepidóptero (ala escamosa) al igual que las mariposas. Los insectos lepidópteros conforman el segundo grupo de insectos que poseen el mayor número de especies. Este grupo posee más de ciento ochenta mil especies en total.

Sólo el diez por ciento de este grupo pertenece a mariposas diurnas. El resto pertenece a mariposas nocturnas y polillas. Las polillas son insectos de tipo saprófagos. Este tipo de insecto favorece a la porción de la biocenosis que en la cadena trófica cierra el ciclo de los nutrientes ya que toman provecho de  los alimentos orgánicos y, muchas veces, pueden llegar a convertirse en plagas. Las polillas, al igual que las mariposas y que otros tipos de insectos, se desarrollan a través del proceso de metamorfosis y han de pasar por varios estadios para llegar a convertirse en el insecto que todos conocemos.

Dichos estadios son: huevo, larva, capullo y adulto. Cada polilla adulta llega a poner más de cien huevos. Al cabo de unos pocos días, de dichos huevos nace una pequeña larva que se alimenta de tejidos naturales (lana, piel, etc.) durante al menos tres meses.  Esto quiere decir que, en realidad quien daña nuestro pulóver o frazada durante el invierno no es la polilla en sí, sino la larva de este insecto; ya que una vez que esa larva pasa al estadio de capullo pasa a ser inofensiva para los tejidos guardados en cualquier armario. Una vez convertida en polilla, la lana y los tejidos naturales no son el alimento de este insecto. Existen distintos tipos de polillas. Nombraremos aquí a los tres grupos principales de este insecto.

polillas-tiposEl primer grupo se denomina Tinea pellionela que también se denomina polilla de estuche o polilla capullera de la ropa. Se denominan de esta forma ya que pueden fabricar y  arrastrar a sus larvas que son parásitas también de la ropa. El segundo grupo se llama Tineola bisselliella o también llamada polilla tejedora de la ropa. Y el último grupo se denomina Trichophaga tapetzella también conocida como polilla de las alfombras. Estas tres especies de polilla son del tipo tineido y pertenecen al grupo de las que se pueden encontrar en las casas de cualquier persona.

Existe otro grupo denominado pirálido que ataca a granos y herbajes almacenados. Entre este tipo se pueden encontrar las siguientes: Galleria mellonella, también denominada polilla de la cera o de las abejas. Otra especie muy conocida es la Achroia grisella también denominada la polilla menor de las abejas. Un tercer grupo de polillas es la familia de los geléquidos. La principal especie de este grupo es la Phthorimaea operculella, también llamada polilla de la papa que ataca a las plantas solanáceas (plantas herbáceas) de gran importancia monetaria. Una de ellas es la papa que es atacada por este insecto tanto en el campo como cuando la papa ya se encuentra en el mercado.

polillas-naftalinaOtro grupo muy común es el grupo de la llamada polilla de los libros o piojos de los libros, que pertenece al orden de los psocópteros que muchas veces atacan los libros de las bibliotecas ya que las mismas se alimentan de los hongos que crecen en la cola utilizada para encuadernar los volúmenes.

Medidas para combatir las polillas

Hay ciertas medidas a tomar en cuenta para prevenir que las polillas invadan nuestras pertenencias personales. Se pasará a enumerarlas a continuación. El primer dato que hay que tener en cuenta a la hora de prevenir que las polillas invadan nuestras prendas, es que las polillas eligen las prendas que no han sido lavadas o que no han sido usadas por largos períodos de tiempo. La mejor prevención, entonces, es guardar la ropa limpia y liberada de manchas. Guardar la ropa en bolsas plásticas o en cajones de plástico herméticos asegurará que las polillas no alcancen las prendas que usted ha resguardado. Existen en el mercado gran variedad de antipolillas químicos que vienen en distintas presentaciones y que son muy efectivos a la hora del cuidado de las prendas de una estación a otra.

Uno de estos productos son las bolillas de naftalina, el paradiclorobenceno y el alcanfor. Finalmente, existen algunas soluciones caseras que resultan también muy efectivas: las prendas de vestir que posean pieles naturales se deberán rociar con una solución de alcanfor diluido en un vaso y medio de alcohol antes de ser guardadas. Se pueden sustituir las bolillas de naftalina por bolsas de tela confeccionadas a mano que contengan dentro granos de pimienta negra, algunos clavos de olor, hojas de menta o de salvia secas y algunas flores de lavanda.

Frotar los muebles de madera con aceite de laurel para protegerlos. Si no posee o no consigue este aceite en el mercado, puede fabricar un sustituto usted mismo con hojas de laurel molidas o machacadas en mortero. Poner dichas hojas en un frasco de vidrio con aceite vegetal (puede ser de oliva o jojoba). El aceite debe cubrir apenas las hojas. Dicha solución deberá reposar un mes y luego podrá ser utilizada para frotar sus muebles protegiéndolos de las polillas.