Fumigaciones

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Cómo llevar a cabo la fumigación de árboles frutales

Encarar la fumigación de árboles frutales puede ser una tarea sencilla siempre y cuando tengamos claro detalles fundamentales que están relacionados tanto con la salud de quien fumiga, la de los propios árboles, y claro, la del medio ambiente.

La fumigación de árboles frutales bien puede encararse a nivel privado como a nivel institucional, desde entidades de gobierno o bien, entidades de administración de salud pero privadas y particulares.

Vamos a atenernos a esta acción de prevención y de control de plagas dentro del ámbito particular, y pensaremos no sólo en cuáles son los métodos a utilizar, las sustancias más eficaces, las herramientas más apropiadas, y los medios de acceso más seguros –fuertes escaleras, barbijos, lentes especiales- a los frutales en parques y jardines.

Es importante primero conocer cuáles son las dolencias que pueden sufrir las especies frutales antes de proceder a la fumigación de árboles frutales. Por ejemplo en el peral, se da particularmente en su hoja una enfermedad muy común y a la vez vistosa pero de incidencia menor.

arboles-frutales-tiposSe visualizan gran cantidad de manchas pequeñas en las hojas, de color grisáceo y redondeadas con puntitos negros en el medio, hojas que caen prematuramente al suelo en otoño.

En cuanto al tipo de dolencia llamada fuego bacteriano, dado que es una bacteria, es posible la padezcan el peral, el manzano, el membrillero, pero la acción de la peste se presenta de manera espectacular particularmente en el peral dado que parece efectivamente chamuscado por el fuego, y hasta color ceniza. En el manzano y el membrillero el efecto es más leve, aunque se nota igualmente. Esta peste ataca preponderantemente a las ramas jóvenes y a los brotes que aparecen verdaderamente como quemados por el fuego. También se visualizan chancros en las ramas, aquéllos producen una viscosidad de color amarillenta o blanca según el huésped. Si el tronco y el cuello de la raíz se ven afectados con chancros se produce la muerte total del árbol frutal.

Plagas comunes de los árboles frutales

arboles-frutales-fumigacionUna plaga muy común es el hongo mellea o podredumbre blanca de las raíces, se instala en árboles débiles o decrépitos y que ataca preponderantemente a cítricos, a las vides, algarrobos, olivos, etc. Actúa el hongo pudriendo las raíces y sobre la corteza se desplaza un micelio blanquecino que luego torna a parduzco casi negro. Esta plaga lleva al árbol a la muerte y también a todo lo que se plante en su lugar

Una peste muy común en el olivo es la cochinilla, que se observa como polvillo negro seco, actúa afeando los frutos y restándole vigor a las plantas. Los tumores de cuello o agallas atacan a los frutales en general, a las vides, árboles ornamentales y forestales, y sobre todo, se da en especies jóvenes. Un virus muy común en el ciruelo es la sharka, que presenta en el fruto depresiones de tipo irregular. Otras enfermedades que requiere fumigación de árboles frutales son por ejemplo, la lepra del melocotonero, el mal del plomo, roña o moteado de manzanas y peras, el moteado del níspero, el gorgojo del manzano, la mosca de las cerezas, en fin, que hay tantas enfermedades, plagas y pestes para los árboles como especies y más. Pero todas pueden ser atacadas a partir de la fumigación de árboles frutales, no sin antes tener en cuenta que la prevención también es importante en estos casos.

Es necesario verificar que las plantas que compras en el vivero estén libres de virus, que sus hojas estén bien brillantes y verdes. Periódicamente, limpia tus plantas y también, limpia y desinfecta las herramientas de podar con agua y cloro, luego sécalas bien para que no se forme óxido que luego pueda lastimar a tus plantas. Controla a aquellos insectos que suelen ser los principales agentes de enfermedades, como pulgones, mosca blanca, trips, dado que son los más frecuentes transmisores de virus. Si realizas injertos, verifica que no estén enfermas esas secciones. Y si tienes plantas con manchas que desconoces, es preferibles las quemes al fuego para eliminar los virus.

Verificar las zonas antes de la fumigación

Si piensas finalmente encarar la fumigación de árboles frutales, deberá tenerse en cuenta la zona de tu parque, si es agrícola o residencial, dado que cambiará el tipo de componente o sustancia a aplicar. Por ejemplo en el caso de los olivos, una vez verificadas las condiciones de humedad y temperatura, es importante aplicar en primera instancia un fungicida preventivo del tipo de los oxicloruros de cobre al 50%, y recién allí, un insecticida de contacto y sistémico del mismo tipo que usa para pulgones.

En la actualidad hay sistemas muy modernos de fumigación de árboles frutales que están basados en aplicarle al árbol una inyección a presión como método de tratamientos curativos de plagas y pestes, y también como acción preventiva de plagas hongos y todo tipo de carencias que pudieren sufrir esas especies dado que se inyecta además del pesticida en sí, las sustancias nutrientes que permiten sustento a la planta y de esa manera, propiciar un mejoramiento de su sistema de defensa.