Equipos aplicadores de fumigacion

Inicio

 
llamenos contacto
 
 

Clases de máquinas de fumigación

En el proceso de protección de los cultivos se utilizan distintos elementos químicos para prevenir la aparición y combatir (si fuera necesario) todo tipo de plagas, hongos, enfermedades y malas hierbas que afecten el crecimiento y el desarrollo de la producción en curso.

Para poder esparcir dichas sustancias, se utilizan una serie de máquinas de fumigación que se clasifican de acuerdo con su función. Para poder seleccionar la maquinaria adecuada hay que tener en cuenta, una serie de ítems: seleccionar en forma adecuada el tipo de químico que se utilizará, tener en cuenta el daño que el mismo puede llegar a causar al ambiente y a la plantación. Una vez seleccionado el químico se procederá a elegir la máquina adecuada para su aplicación. Siempre utilizar la dosis adecuada, nunca excederse de la misma.

La utilización de la máquina de fumigación deberá estar a cargo del personal idóneo para esta tarea. Tener en cuenta la situación climática ya que la utilización de algunos productos durante un vía muy ventoso, podría esparcir la dosis del químico a zonas no deseadas. Lo mismo sucede con las altas temperaturas que podrían llegar a producir la evaporación del producto. Como ya se ha dicho anteriormente, las máquinas de fumigación se clasifican de acuerdo con la función que realizan. Entre estas máquinas se encuentran: los espolvoreadores, los pulverizadores, los termonebulizadores, los aplicadores de polvo y las fumigadoras.

maquinas-fumigacion-tiposLa técnica del espolvoreo consiste en utilizar una corriente de aire como ayuda para poder distribuir un plaguicida en polvo. Los pulverizadores son máquinas de fumigación que contienen un depósito donde se diluye el producto químico con agua y poseen una bomba que obliga a dicha solución a salir a través de las boquillas. Este líquido se fragmenta y sale al exterior para ser dispersado sobre el área rociada.

Los pulverizadores son las máquinas para fumigación más utilizadas. Los hay de dos tipos: sin motor y motorizados. Entre los que no poseen motor, los distintos modelos varían de acuerdo a la capacidad que el tanque posea. Existen pulverizadores manuales con tanques que varían entre el litro y cuarto de capacidad hasta los veinte litros. Los pulverizadores eléctricos de bajo volumen mayormente son utilizados para la fumigación de casas, oficinas, escuelas, industrias, etc. Son prácticos, son livianos y de fácil manejo. Los pulverizadores motorizados de alto volumen poseen varias funciones aparte de realizar la técnica de pulverizado. Algunos de ellos espolvorean, siembran, soplan, etc. Entre estos aparatos hay algunos que poseen una función específica como por ejemplo el motopulverizador que sirve sólo para erradicar el dengue y la malaria, el motopulverizador que se utiliza para moscas y mosquitos, etc. maquinas-fumigacion-varias

Pulverizadores según su origen y máquinas de fumigación con funciones específicas

Hay distintos tipos de pulverizadores de acuerdo con su origen: los hay hidráulicos, hidroneumáticos, neumáticos, centrífugos, térmicos y electroestáticos. Los hidráulicos poseen una bomba que presiona el líquido para que salga a través de un orificio (de acuerdo al tipo de gota se lo clasifica en aerosol, niebla, pulverización fina y pulverización gruesa). El hidroneumático posee una bomba y un ventilador que presiona el líquido y genera una corriente de aire para que salga hacia el exterior por flujo de aire. El pulverizador centrífugo posee un ventilador que realiza fuerza hacia el centro y utiliza energía eléctrica o eólica para su funcionamiento. El pulverizador térmico posee un motor de explosión que produce que los químicos salgan al exterior en forma de niebla. Por último, el electroestático, posee un sistema hidráulico o neumático que transporta las gotas generando un campo eléctrico.

Entre las máquinas de fumigación que poseen funciones más específicas encontramos también los termonebulizadores que se utilizan para fumigar en invernaderos, silos, galpones, depósitos, granjas, etc. Sirven sobre todo para combatir y prevenir el dengue y la malaria. Por último, encontramos entre las máquinas de fumigación, las fumigadoras propiamente dichas.

Estos equipos son del tipo carretilla (las más pequeñas) y se utilizan para todo tipo de fumigaciones. Poseen entre dos y cuatro salidas. Su motor es eléctrico y puede ser naftero o gasolero. Poseen comandos para regular la presión de salida y llaves individuales de salida. La presión máxima es de 40 bares. La temperatura máxima es de 60º. Entre las máquinas de fumigación a gran escala se encuentran las que poseen su equipo sobre remolque. Son equipos para realizar fumigaciones de gran escala. Están diseñadas para ser utilizadas en cultivos de pared y son muy usadas en las plantaciones de frutas. Poseen una columna elevadora que tiene entre dos y cuatro salidas hacia los lados formando un ángulo de noventa grados. La capacidad de su tanque varía entre los 400 y los 600 litros, poseen comando a distancia y, en las más sofisticadas, puede agregarse un equipo acoplado.